Elogios

“Un libro maravilloso sobre libros maravillosos, madres e hijos y el vínculo imperecedero entre ellos. Como los libros impresos que alaba, esta historia le acompañará mucho después de la última página”
–Mitch Albom, autor de Tuesdays with Morrie y The Time Keeper


“El tributo lírico de Will Schwalbe a una vida bien vivida y a una muerte agraciada con amor y literatura supone un regalo precioso que nos concede a todos nosotros. Qué libro tan único y hermoso es este, y qué privilegiados somos al recibirlo”.
–Sherwin B. Nuland, autor de The Art of Aging y How We Die


“Dotada de un franqueza reconfortante y de una lista excelente de libros, esta es una obra asombrosa, pertinente y muy bienvenida”.
Publishers Weekly (destacada)


“La elegía valiente y conmovedora de Will Schwalbe a su extraordinaria madre, cómo rememora sus conversaciones chispeantes y cultas, nos recuerda oportunamente que una persona excepcional, o un libro excepcional, pueden resultar una luz en la oscuridad. Al terminar la última página deseará haber conocido a Mary Anne Schwalbe, jurará hacerse merecedor de su ejemplo incandescente y se prometerá leer más”.
–J.R. Moehringer, autor de The Tender Bar


“De manera infinita e insistentemente interesante, Will Schwalbe nos ofrece dos historias de amor en una: nos explica la relación con la dínamo que era su madre cuando sus horizontes se redujeron, y la devoción de los dos por la palabra impresa. Es un libro tierno, conmovedor y maravillosamente escrito”.
–Stacy Schiff, autor de Cleopatra


“Estas memorias conmovedoras y perspicaces atraerán a los lectores de Tuesdays with Morrie y The last lecture, pero también a personas a las que les encanta ahondar en los libros y debatir sobre libros… Aunque sea una historia sobre la muerte, se trata principalmente de un canto a la vida y a cómo pueden enriquecerla los libros”.
Booklist (marcado con estrellas)


“Me conmovió tanto este libro maravilloso… Schwalbe ha conseguido algo extraordinario: revelar un viaje personal del modo más interesante y divertido posible. Se trata de una reflexión sincera sobre lo que pueden hacer los libros”.
–Edmund de Waal, autor de The Hare with Amber Eyes


“En este homenaje sincero a su madre, Schwalbe ilustra el poder de la palabra escrita para expandir nuestro conocimiento de nosotros mismos y de los demás”.
Kirkus Reviews


“Por fin, un libro que celebra el papel que tienen los libros en nuestra propia historia. Will Schwalbe ha creado un retrato tierno, emotivo y sincero de la afectuosa relación entre una madre y su hijo, una oda a esa cosa maravillosa llamada amor”.
–Cecelia Ahern, autora de PS, I Love You


“Este libro es una guía apasionada, encarrilada y elegante de la existencia humana. Una guía sobre cómo vivir la vida, aprender sobre la vida y amar la vida. Y por último, sobre cómo aceptar el fin de la vida. Mary Anne y Will nos han dado un regalo exquisito. Para tener una vida mejor, una familia mejor y un mundo mejor, lean este elegía conmovedora de un hijo cariñoso y talentoso a una madre extraordinaria”.
–David Rohde, autor A Rope and a Prayer


“Un libro extraordinariamente sabio, ingenioso y penetrante sobre amor paterno, amor filial, pena profunda y los grandes consuelos de la literatura. Qué maravilloso es encontrar a un escritor que combina la erudición con una gran franqueza emotiva, y que no teme abordar las preguntas más profundas y desconcertantes de la vida”.
–Douglas Kennedy, The Woman in the Fifth


“El club del libro de la vida es el legado digno y conmovedor de una madre y una vida bien vividos. A”.
–Tina Jordan, Entertainment Weekly


“Emotivo, conmovedor, inspirador. ¡Lo recomiendo!”
–Anderson Cooper


“Schwalbe encaja perfectamente y sin pretensiones debates literarios con temas globales y recuerdos personales. Su logro pone de manifiesto lo relevante, lo esencial incluso, que puede resultar la literatura para la vida. Sus lectores extraerán una lista estupenda de títulos sugeridos, así como preciosas perlas de sabiduría”.
–Heller McAlphin, The Washington Post


“Mientras leía me di cuenta de que iba anotando títulos en un trocito de papel para pedir los libros que importaban a Will y su madre. El señor Schwalbe no solo es un lector ávido, sino también un defensor, un entusiasta, un discípulo”..
–Rachel Shteir, The New York Times


“Un retrato enternecedor”
The New Yorker


“Estas memorias delicadas y tremendamente conmovedoras constituyen una carta de amor y al mismo tiempo una serie generosa e incisiva de instrucciones no sobre cómo morir, sino sobre cómo vivir”.
–Dani Shapiro, More Magazine


“Nos recuerda afectuosamente por qué leemos y lo que indican nuestras lecturas de nosotros y de las maneras en que conectamos con otros”.
–Margaret Quamme, The Columbus Dispatch


“Lleno de cariño, amor y humor muy necesario”
Maclean’s


“Te apasiona y te da qué pensar… Extraordinario”.
–Kathy Karris, Fort Worth’s Star-Telegram